Masters y MBA online y a distancia

Tipos de derivados financieros

Compártelo
Tipos de derivados financieros

Los derivados tienen diversas aplicaciones como disminuir o aumentar el riesgo de los activos, según si operan solos o combinados como parte de una estrategia.

Son instrumentos financieros cuyo valor deriva del precio de activos subyacentes como son el dólar, petróleo, cereales, etc. Las empresas o individuos utilizan comúnmente este recurso para protegerse de cambios futuros impredecibles en los precios y que pueden implicar riesgos para el desarrollo de su actividad.

Los derivados pueden ser un excelente complemento a cualquier cartera de inversión, ya que es posible sacar provecho de las variaciones que presentan los precios de los activos subyacentes. Pero, operar con ellos implica asumir mucho riesgo, por lo que puede traer consigo grandes beneficios o pérdidas considerables. En este sentido, hay que tener los conocimientos financieros suficientes para entender en qué se está metiendo el inversor y, en la medida de lo posible, lo más aconsejable es recurrir al asesoramiento profesional experto para evitar llevarse sorpresas desagradables en el futuro.

 

Tipos de derivados financieros

Las opciones

Las Opciones son un contrato en el que dos partes acuerdan el derecho a comprar o vender un activo subyacente que puede ejercerse hasta una fecha y por un valor predeterminado. Para quien compra la Opción es un derecho pero no una obligación; en cambio, el vendedor está obligado a realizar la operación si el comprador opta por ejercer su derecho.
Existen dos tipos de Opciones: las que otorgan derecho a vender se denominan Put y las que brindan el derecho a comprar se llaman Call.

 

 

Los contratos a plazos en mercados OTC

Comprador y vendedor liquidan en una fecha establecida, pagando el primero el precio del activo al segundo; el beneficio se produce según el movimiento del precio del activo subyacente entre las fechas de inicio y de vencimiento del contrato.

 

Los contratos por diferencia (CFD)

Son unos acuerdos entre partes para abonar la diferencia en el precio de un activo entre el tiempo en que una posición está abierta y el momento en el que se cierra.

 

Futuros

Es un acuerdo por el cual dos partes se obligan, una a comprar y otra a vender, una determinada cantidad de bienes con un precio fijado anticipadamente. A diferencia de los Forwards, los Futuros se negocian en un mercado organizado que actúa como intermediario mediante contratos con condiciones estandarizadas.

 

Los swaps

Se suelen utilizar para cubrir riesgos relacionados con la deuda o las fluctuaciones en los precios de las materias primas. Existen diferentes clases de swaps, sobre los tipos de interés (donde una de las partes tiene un préstamo con tipos de interés variables, mientras que la otra parte tiene un préstamo con tipos de interés de carácter fijo), sobre tipos de cambio (en el que uno de los implicados paga el préstamo del otro en una divisa a cambio de hacerlo en otra divisa diferente), y sobre materias primas (en el que se acuerda la venta de un volumen concreto de la producción de una materia prima, a un precio ya acordado en un periodo predeterminado).

 

El spread betting

A través del cual se puede apostar sobre el movimiento de un mercado, logrando obtener un beneficio de acuerdo a las fluctuaciones que se producen antes de cerrar la posición.

 

Si te interesa conocer más sobre esto, te recomendamos revisar el Diplomado Gestión de Economía Financiera Internacional que tenemos aquí en CEUPE, el cual nace con el fin de que los alumnos adquieran una base sólida para desarrollar sus carreras profesionales dentro del ámbito económico, conociendo los métodos más sólidos para ayudar a interpretar el estado financiero más actual, tanto del mercado nacional como internacional.

Valora este artículo del blog:
¿Qué es el Hacking?
¿Qué es el Turismo Urbano?
Compártelo
 

Comentarios

No hay comentarios por el momento. Se el primero en enviar un comentario.
Invitado
Martes, 17 Mayo 2022