La Metodología de Inteligencia Emocional

Compártelo
La Metodología de Inteligencia Emocional

La inteligencia emocional se define como un conjunto de habilidades que una persona adquiere por nacimiento o aprende durante su vida, donde destaca la empatía, la motivación de uno mismo, el autocontrol, el entusiasmo y el manejo de emociones.

Este tipo de inteligencia no consiste en alterar la capacidad de generación de emociones con respecto a diferentes estímulos del entorno, sino se relaciona más con la reacción que una persona tiene frente a ellas, que muchas veces son más impactantes que las emociones en sí que desencadenan esta acción.

 

Habilidades de La Inteligencia Emocional

Autoconocimiento

Es la conciencia de uno mismo. Consiste en conocer nuestras fortalezas y debilidades, nuestros objetivos en la vida y cómo queremos alcanzarlos.   Para periodos de desempleo será clave. En estos momentos, el autoconocimiento nos puede ayudar a saber qué nos diferencia de los demás.

Practicar el autoconocimiento hará mejorar nuestra inteligencia emocional. Debemos conocer e interiorizar qué ocurre dentro de nosotros cuando tiene lugar algún tipo de estímulo. Tenemos que indagar en nosotros mismos, en nuestros actos y emociones.

 

Quieres profundizar más sobre inteligencia emocional

Si te interesa conocer más sobre este tema, seguro te interesará conocer los objetivos y temarios de estos postgrados:

 maestría en logopedia

Maestría en Neuropedagogía en el ámbito educativo

Aprende sobre:
- Neurobiología de la compasión y el altruismo

- La personalidad integrada
- Conducciones audiovisuales y observación
- El aprendizaje social y emocional en el aula 
- Consulta el temario completo aquí

Informes y Becas:
Whatsapp: 33 1014 6533

Más informes consulta el temario completo aquí


Autocontrol

Somos animales emocionales y, en muchas ocasiones, nos regimos según nuestras irracionalidades. Sin embargo, tenemos que ser capaces de controlar nuestros impulsos cuando llegan los imprevistos, gestionarlos y ser capaces de ver el lado positivo a cada situación negativa.  

En un periodo de desempleo, saber autorregular nuestras emociones nos hará no caer en pensamientos derrotistas. Para ello, debemos identificar las herramientas con las que contamos para cambiar estas actitudes cuando comienzan a producirse. 

 

Automotivación

Se trataría de una habilidad práctica que nos permitiría regular y manejar nuestras emociones para la consecución de objetivos. Para que la automotivación lidere un proyecto a largo plazo se necesitan buenas dosis de optimismo, decisión, autoexigencia y perseverancia, cualidades que suelen caracterizar a la persona con una alta inteligencia emocional.  

La automotivación también supondría una defensa ante los imprevistos y las frustraciones ya que ofrecería un sentido para la vida del individuo más allá de los contratiempos inevitables en cualquier proceso vital. 

 

 

Empatía

Ponerse en el lugar del otro, entender su comportamiento, comprender sus estados emocionales y saber tolerar aquellos comportamientos negativos producto de situaciones intensas son algunos de los elementos que explican la capacidad empática del individuo. 

Esta habilidad sería uno de los pilares fundamentales de la IE porque pondría al individuo en relación armónica con el entorno y con otros seres humanos. En última instancia, la empatía vendría a ser una inteligencia global que permitiría a las sociedades progresar hacia un mundo más justo y tolerante. 

 

Inteligencia Emocional y su Importancia

La Inteligencia Emocional es considerada como una de las competencias más importantes que el siglo próximo exigirá a nuestros hijos, y gracias a la neurodidáctica también sabemos que, por ejemplo, sin emoción no se produce aprendizaje o que una inadecuada gestión puede inhibir o bloquear la eficiencia de la cognitiva.

Es decir, un niño con un cociente intelectual medio, pero con una gran inteligencia emocional, tendrá un mejor rendimiento académico y mayores probabilidades de éxito en todos los ámbitos que uno con intelecto muy alto y una inteligencia emocional pobre o escasa, cuya productividad se verá afectada, así como sus relaciones, vida social, percepción de felicidad y satisfacción o tolerancia a la frustración.

 

Si te interesa conocer más sobre esto, te recomendamos revisar el Máster de Programación Neurolingüística e Inteligencia Emocional, desarrollado por el Centro Europeo de Postgrado (CEUPE), está orientado fundamentalmente a Latinoamérica, considerando las características históricas, culturales, sociológicas y antropológicas de sus habitantes, como también sus diferencias y semejanzas.

Valora este artículo del blog:
¿Por qué deberías estudiar en línea?
Importancia del International Marketing Mix
Compártelo
 

Comentarios

No hay comentarios por el momento. Se el primero en enviar un comentario.
Invitado
Jueves, 06 Octubre 2022