¿Cómo reducir el estrés?

Compártelo
¿Cómo reducir el estrés?

El estrés es la forma en la que tu cuerpo responde a cualquier tipo de demanda o amenaza. Cuando tu cuerpo detecta peligro (real o imaginario), las defensas de este se ponen a trabajar. Este es un proceso rápido y automático conocido como la reacción de lucha o huida.

En este proceso tu sistema nervioso responde liberando hormonas del estrés, incluida la adrenalina y el cortisol, que despiertan al cuerpo para una llevar a cabo una respuesta de emergencia. Como consecuencia, tu corazón late más rápido, tus músculos se tensan, la presión arterial aumenta, la respiración se acelera y tus sentidos se vuelven más agudos.

 

Tipos de estrés

  1. Eutress: Cuando la activación de nuestro organismo a causa de las demandas externas sea adaptativo, no nos genere un malestar extremo y nos movilice hacia el cambio lo llamaremos eutress. Algunos ejemplos podrían ser el estrés que aumenta la concentración para estudiar un examen o el que te moviliza para preparar la exposición o la reunión de trabajo.

  2. Distress: Contrariamente, y haciendo referencia al estrés del que más comúnmente hablamos, el que nos genera un gran malestar, nos neutraliza y se convierte en perjudicial se le llama distress. De todos modos, como popularmente al distress le llamamos estrés, de aquí hacia delante nos referiremos a él de este modo.    

 

¿Cómo nos afecta el estrés?

Físicamente

Las alteraciones físicas que pueden ser consecuencia de la respuesta inadaptada del organismo ante los agentes estresantes laborales pueden ser: trastornos gastrointestinales, trastornos cardiovasculares, trastornos respiratorios, trastornos endocrinos, trastornos dermatológicos, trastornos musculares y alteraciones en el sistema inmune.

 

 

Psicológicamente

Entre los efectos psicológicos negativos producidos por el estrés laboral se encuentran: la preocupación excesiva, la incapacidad para tomar decisiones, la sensación de confusión, la incapacidad para concentrarse, la dificultad para mantener la atención, los sentimientos de falta de control, la sensación de desorientación, los frecuentes olvidos, los bloqueos mentales, la hipersensibilidad a las críticas, el mal humor, la mayor susceptibilidad a sufrir accidentes y el  consumo de tóxicos.

El mantenimiento de estos efectos puede provocar el desarrollo de trastornos psicológicos asociados al estrés. Entre los más frecuentes están: trastornos del sueño, trastornos de ansiedad, fobias, drogodependencias, trastornos sexuales, depresión y otros trastornos afectivos, trastornos de la alimentación, trastornos de la personalidad y trastornos esquizofrénicos.

Todas estas consecuencias deterioran la calidad de las relaciones interpersonales, tanto familiares como laborales, pudiendo provocar la ruptura de dichas relaciones.

 

¿Cómo reducir el estrés?

Para controlar el estrés, lo primero que se debe hacer es analizarse cuidadosamente: ¿qué es lo que más me preocupa en el día a día? ¿Qué pensamientos ocupan más tiempo en mi rutina? Una vez localizada la causa, actuar contra ella será lo más efectivo a largo plazo. En ocasiones, puede ser necesario acudir a un profesional para que nos ayude en esta labor.

No obstante, hay algunos consejos que todos podemos seguir para reducir el estrés:

  • Realizar algún ejercicio. La actividad física es muy efectiva para conseguir un estado relajado. No hace falta que sea muy intensa, con un paseo diario puede ser suficiente.

  • Evitar la cafeína, el alcohol y el tabaco. Todas las sustancias estimulantes incrementan el estrés.

  • Mantener los lazos sociales: buscar momentos de calidad para estar con la familia y amigos.

  • Aprender y practicar algunas técnicas de relajación, como la respiración profunda, el yoga o el taichí.

 

Si te interesa conocer más sobre esto, te recomendamos revisar El Curso de Neurociencia Educativa que tenemos aquí en CEUPE, el cual desarrollará una formación docente en un marco psicológico y psicopedagógico mediante diversos modelos educativos, teniendo como objeto el aprendizaje de sus educandos. Proporcionará también un conocimiento sólido sobre el cerebro, su plasticidad, las variables que dificultan o facilitan el aprendizaje y su aplicación al entorno educativo.

Valora este artículo del blog:
Gestión de vacaciones de tus empleados
Tipos de Manufactura
Compártelo
 

Comentarios

No hay comentarios por el momento. Se el primero en enviar un comentario.
Invitado
Lunes, 26 Febrero 2024