Masters y MBA online y a distancia

La importancia de una dieta balanceada en la infancia

Compártelo
La importancia de una dieta balanceada en la infancia

Es fundamental que los menores tengan una correcta alimentación durante la niñez para que puedan protegerse de posibles afecciones. Por otro lado, el hecho de que los niños lleven una dieta balanceada determinará los pilares de un estilo de vida saludable para toda la vida. Es importante concienciarse sobre el término “saludable” y evitar mitos y creencias populares sobre la alimentación.

A pesar de ello, en ocasiones hay familias que no pueden llevar a cabo este estilo de vida por falta de tiempo para comer o practicar deporte, por recursos económicos insuficientes o por un nivel educativo bajo. En este sentido, el nivel socioeconómico tiene una importante repercusión en el estilo de vida de una persona.

En general, los errores más frecuentes en la dieta de los niños suceden por ingerir más calorías de las aconsejables y por comer grandes cantidades de grasas saturadas y proteínas. Si se cometen estos errores durante la infancia puede desencadenar problemas de sobrepeso y obesidad en los niños. Por este motivo, es tan importante evitarlos a toda costa.

 

Características para un buen crecimiento

  • Es necesario un aporte extra de energía y nutrientes para la síntesis de nuevas estructuras.

  • Los órganos implicados en la digestión se encuentran en un proceso de maduración, por lo que son más delicados y menos eficientes en comparación con un adulto.

  • Se adquieren hábitos dietéticos que serán clave para prevenir en la edad adulta enfermedades relacionadas con la nutrición.

  • Cubrir las necesidades energéticas para un correcto crecimiento y desarrollo.

  • Evitar carencias y desequilibrios en la dieta.

  • Prevenir futuras enfermedades en la edad adulta relacionadas con los hábitos adquiridos en la etapa infantil.

 

 

¿Qué es lo que necesitan los niños?

Energía

Durante el primer año de vida las necesidades de energía son muy elevadas, y luego bajan muy sensiblemente para ir aumentando de forma progresiva hasta la adolescencia.

Proteínas

Las necesidades de proteínas son muy altas en los lactantes, disminuyen posteriormente, y se elevan de nuevo en la pubertad. Están presentes en las carnes, pescados, lácteos, legumbres, cereales y frutos secos, entre otros alimentos.aumentando de forma progresiva hasta la adolescencia.

Hidratos de carbono

El consumo de hidratos de carbono, tanto complejos (cereales o arroz), como simples (azúcar o miel), también es fundamental durante la infancia.

Fibra

Para calcular la necesidad de fibra de los más pequeños, se suele realizar la siguiente operación: sumar a la edad del niño el número 5. Por ejemplo, un niño de ocho años necesitará 13 gramos de fibra al día (8+5). Esta fórmula es aplicable desde los dos años. La fibra, entre otros beneficios, ayuda a regular el colesterol y el nivel glucémico. Contienen fibra las legumbres, los cereales -fundamentalmente los integrales-, los frutos secos y las verduras, frutas y hortalizas.

Grasas

Es importante controlar desde la infancia qué cantidad y tipo de grasas incluimos en la dieta. Sobre todo, los niños y adolescentes deben evitar el exceso de grasas saturadas, presentes en los alimentos de origen animal que tengan grasa, como la leche, la mantequilla, los lácteos, las carnes grasas y los embutidos y salsas. En cambio, son aconsejables las grasas de origen vegetal (monoinsaturadas), especialmente el aceite de oliva

Vitaminas

Un consumo adecuado de frutas y verduras –al menos cinco piezas o raciones al día-, asegurarán al menos el aporte necesario de vitaminas C y A. Por otra parte, el consumo de carnes, pescados, huevos y lácteos proveen de vitamina B.

Minerales

El calcio es esencial para la formación del esqueleto, por lo que los niños deben consumir abundantes lácteos y pescado azul. Durante los periodos de crecimiento rápido, los niños necesitan cantidades más elevadas de hierro, de manera que la dieta infantil debe incluir carne de vacuno, legumbres y cereales. Y por último, en la pubertad aumentan, sobre todo en las chicas, las necesidades de yodo. En consecuencia, el consumo moderado de sal yodada en las comidas puede ser aconsejable, aunque nunca debe abusarse.

 

Si te interesa conocer más acerca de esto, te invitamos a revisar el Diplomado de Dietética y Nutrición. La composición de este programa formativo trata de estar adecuada al más alto nivel de formación, contando con un rigor académico e innovación curricular.

Valora este artículo del blog:
¿Cómo saber a quien contratar?
¿Qué es el Big Data?
Compártelo
 

Comentarios

No hay comentarios por el momento. Se el primero en enviar un comentario.
Invitado
Martes, 17 Mayo 2022